La fiebre analógica revive con Unification

unification

“Todo lo que ves, todo lo que ves será nuestro nena”, dice en Chica de oro, Él mató a un policía motorizado; pero bien que podría ser el slogan de la feria que preparó Unification Distro y Straightwar y que se llama Reviviendo los formatos analógicos.

Es que la preferencia de lo analógico es ya una práctica consagrada y de culto. Los formatos no digitales despiertan el interés de coleccionistas y de aquellos que adoran todo lo que no es fácil de conseguir, o dicho de otro modo, que prefieren no comprar aquello que la industria cultural pone en circulación y que se repite hasta el hartazgo. Precisamente, como en un manifiesto contra lo mainstream, lo analógico no se va, sino que se expande. Va al ritmo de quienes  disfrutan, comparten, intercambian, venden y gozan de la fritura del disco de vinilo o se divierten con los lados B de sus casetes. Tal como ya lo ha contado Narrativas Digitales en otras oportunidades, lo analógico es una preferencia, una fiebre expansiva, un virus que se lleva en la piel a todos lados.

LA FERIA

Mañana a la tarde, tarde de domingo (15/09), la feria empieza a las 16, y es en Capot Cafe (Alvear 660). La entrada es libre y gratuita, y la idea central es disfrutar el “lo fi”, los crujidos de discos clásicos o la propuesta de bandas alternativas (las que más han apostado a este tipo de formatos), también intercambiar o comprar buenos discos en vinilo o compactos, y casetes entre otros objetos que podrían encantarnos.

(Para los que no están tan al tanto, la estética lo-fi , es la que ha alimentado a subgéneros como el indie rock, rock punk, o folk,  y también a bandas de metal, ahí donde la calidad lo fi se ha convertido en una cualidad deseable, que recrea algo así como la metáfora, el aura, el mito de la autenticidad).

ema

Emanuel Rodríguez, creador de Unification Distro, charló con ND y contó que la experiencia de vender productos y objetos que no se encuentran tan fácilmente en el mercado o en instancias masivas, sigue siendo para él un hobie divertido. “Ema” como le dicen sus amigos y clientes, empezó hace unos ocho años con un amigo (que ahora tiene el sello Straight War récords) y dice que esta apuesta –que él pronuncia con un “cation” final— tiene para rato.

¿Cuando empezaron eran los únicos a los que les gustaban estos formatos y estilos?

En realidad no. Teníamos gente de Gallegos, Madryn, Caleta, Truncado y fuimos como conociendo gente que hacía lo mismo. Algunos siguen otros no.

También pasa que en Internet se encuentra todo más fácil y ayuda. Dentro de los que van a la feria están los que compran por probar, o a los que les gusta una banda y la siguen, los que son coleccionistas y van a comprar un disco de vinilo que todavía no tienen.

¿La lógica de internet, la moda geek y vintage llevó a buscar este tipo de objetos?.

Lo que se valora más ahora es el hecho de comprar un disco y tener el cd. Hay mucha gente así. Yo pensé que en esta época no iba a pasar pero está pasando.

¿Cómo se arma el catálogo de propuestas, qué es lo que gusta más?

Yo siempre fui de ir a recitales, llevar discos, en Comodoro o en otros lugares. Por ejemplo en Madryn hace la Feria del Libro Independiente y Autogestiva (FLIA) que está muy buena.

¿Cuál es la invitación para CAPOT?

Pensamos en llevar toda la feria completa y después nos gusta juntarnos a escuchar vinilos. Si se copa la gente y quiere llevar usados mejor. A la feria anterior, cayeron personas con los discos bajo el brazo, intercambiaron, otros vendían. La idea es hacerlo por el lado Unification, y por otro, para el que tenga ganas de ir y ver, escuchar, o lo que sea. Se llevan bandejas y mezcladora chiquita y se pone música. La primera feria estuvo buena porque es la música que escuchamos siempre. También pasa que el vinilo ha cambiado. Hay bandas que tienen posibilidad de editar el vinilo afuera o importarlo, considerando que no hay fábricas en Argentina, pero hay quienes aprovechan giras para editar afuera. El catálogo –de Unification–tiene esas ediciones actuales y hay reediciones de bandas más clásicas.

audio-cassette

En virtud de lo que cuenta Ema, lo cierto es que el vinilo no se dejó de editar, que ahora más que nunca las bandas alternativas editan sus ediciones especiales. También se edita casete a modo de colección.  A diferencia del vinilo, sí hay fábricas en Argentina y sellos que editan exclusivo en casete.

Es lo que se pudo aprovechar. Las fábricas de vinilo cerraron, pero permanecieron las de casetes.  Hay catálogos de ediciones buenas. El casete es un lindo objeto.

Junto al lo fi, cassetes y compactos, habrá también fanzines y muñecos de Blue, y la posibilidad de tomar algo mientras se busca algún objeto que sea coleccionable, según la diversidad de gustos. Ante la expectativa, Narrativas pidió a Ema algunas recomendaciones para tener en cuenta.

¿Qué es lo más escuchado?: bandas independientes.

¿Qué se puede recomendar? lo nuevo de (La) Patrulla Espacial, Shaman (y los hombres en llamas), Sr Tomate, (Él mató a un) Policía Motorizado. Este último año editaron discos.

¿Cuánto cuesta un compacto en promedio? 30 pesos (en feria).

¿Un vinilo? entre 200 y 300.

¿Se consiguen bandejas en el sur?  Las bandejas se consiguen porque siempre hubo djs. Lo bueno es que se consiguen las púas y correas.

Recomendación de Narrativas: Chica de oro.

 

Si te interesó esto quizá te interesen estos otros post

sobre foto análoga 

sobre Quemacoches

Anuncios